23 diciembre 2015

BIZCOCHO DE QUESO QUARK LIGHT

Buenos días chic@s.
¿Qué tal estáis?. Ya con las compras de última hora y con la locura de estos días, me imagino.
Nosotros, afortunadamente vamos a mesa puesta, siempre ayudas a poner la mesa o recoger pero no hacemos comidas ni nada, y es un alivio, la verdad. 
Me tocaba publicar el día 25 (cada 20 días) pero no me va a leer ni el tato, así que me adelanto un poco.
Y como supongo que a estas alturas también habéis tenido cenas o comidas de empresa, con niños, en el cole, pues lo que os propongo algo no muy calórico para los desayunos de estas Navidades. Así compensamos los excesos.
Como siempre, fácil, rápido, sencillo y buenísimo.
No obstante, antes de pasar a ver la receta, os propongo alguna receta navideña publicada anteriormente, por si os animáis a hacerla, para que veáis la elaboración:



Y ahora si, vamos con la receta. La cosa va de queso últimamente por aquí. Sin darme cuenta, de que el último post era una tarta de queso, preparé otra opción con queso para hoy, eso si, mucho menos calórica y sin tanta grasa que la anterior, para equilibrar todo lo que vamos a comer. Que digo yo..... ¿por qué comeremos tanto? a pesar de estar tan llenos, y seguimos y seguimos..... en fin, un pensamiento que suelo tener en estas fechas.
Es un bizcocho de queso quark (el queso es light, 0% materia grasa), el resto de los ingredientes son normales. Así que, adelgazar, adelgazar .......... tampoco.
La receta es adaptada del blog Asopaipas.


INGREDIENTES: 
  • 500 grs. de queso quark ligth.
  • 5 huevos camperos.
  • 100 grs. harina trigo.
  • 100 grs. harina maíz.
  • 350 grs. de azúcar moreno.
  • 1 vaso de aceite de oliva.
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla.
  • 1 sobre de levadura.

ELABORACIÓN: 
  1. En un bol ponemos el queso quark y batimos con la batidora de varillas.
  2. Cuando esté cremoso, enseguida, añadimos uno a uno los huevos para que se integren bien.
  3. Añadimos el azúcar moreno, el aceite y el extracto de vainilla y seguimos batiendo.
  4. Mezclamos la harina con la levadura y tamizamos antes de incorporarla a la mezcla anterior, batimos hasta que no queden grumos.
  5. Habiendo precalentado el horno a 180 º, horneamos durante 35 minutos a esa temperatura. Y con el horno apagado ya, horneamos 10 minutos más (así aprovechamos el calor).
  6. Pinchamos con un palillo a ver si está listo.
  7. Sacamos del horno y dejamos enfriar antes de desmoldar para que se enfrie completamente.






La textura no es como la de bizcocho, es un poco más compacta, sería una mezcla entre bizcocho y tarta de queso, no me sé explicar bien, tenéis que probarlo. Al pinche le encantó. Doy fe.





Sale un bizcocho bastante grande, pero si me descuido, casi no llega a las fotos, qué horror.




Espero que os haya gustado. Y ya si, me despido de vosotr@s hasta después de Navidades (en el blog, no en las redes sociales).
Os deseo una Feliz Navidad en compañía de vuestros seres queridos y un Feliz 2016.
Mil gracias por estar ahí. Sois los mejores.
Un besico, 




05 diciembre 2015

TARTA DE QUESO AL HORNO CON ARÁNDANOS AZULES


Buenos días, qué tal estáis?. Espero que muy bien. 
Yo sigo opositando, como ya sabéis, aunque todavía sin saber la fecha del primer examen. Con mucho estrés en el trabajo y deseando que lleguen tiempos mejores. 
Mientras tanto, aunque sea cada veinte días, sigo con uno de mis grandes hobbies: el blog y sus redes sociales y pasarme por vuestros blogs a ver recetas nuevas y fotos chulísimas que hacéis, aprendiendo también de esto cada día.
Esta vez, os traigo una tarta con la que voy a participar (humildemente, por supuesto) en un concurso que han organizado en Claudia & Julia y Top Chef La revista.
Claudia & Julia es una web de utensilios para cocina, muy cuidada y con un blog precioso (fotos que no os podéis perder). Si no la conocéis, podéis pasaros por allí pinchando en los enlaces.
Obviamente, como mi blog es de repostería, participaré con un postre.
La tarta de queso al horno es nuestra favorita en casa, y para que sea perfecta, tiene que ser con mermelada de arándanos.
En muchos restaurantes ofrecen tartas de queso de postre (bien de horno, o normalmente, con base de galletas). Si hay, la solemos pedir, si es casera, claro, pero en muy pocos sitios la hacen a nuestro gusto. Así que, mientras encontramos fuera de casa la tarta perfecta, dentro, ya hemos dado con ella. Es la perfección hecha tarta, de verdad, lo prometo.
Esta es muy sencilla de hacer, pero es que además, está exquisita. Para la ocasión, he hecho también la mermelada de arándanos azules, que compramos en las Ferias de Santesteban (un pueblo precioso del Baztán, al norte de Navarra. Os recomiendo toda la zona, con maravillosos paisajes, estupenda gastronomía. En fin, una delicia para el paladar y la vista).










INGREDIENTES: (para molde de 26 cm)
  • 5 huevos camperos.
  • 300 grs. de azúcar.
  • 750 grs. de queso de untar (tipo Philadelphia, no light).
  • 750 grs. de nata para montar (35, 1 % m. g.).
  • 1 cucharada de harina (tamizada).

ELABORACIÓN:


  1. Precalentamos el horno a 220 º con calor arriba y abajo.
  2. Cogemos una lámina de papel de horno y la mojamos haciendo una bola en la mano, y con mucho cuidado de no romperlo, vamos extendiendo en un molde redondo (desmoldable) de 26 cms. 
  3. En un bol, mezclamos todos los ingredientes con la batidora de mano (no con las varillas) para que el queso no forme grumos.
  4. La harina debe estar tamizada (para que no forme grumos).
  5. Vertemos en el molde con mucho cuidado, al ser líquida, se puede salir.
  6. Horneamos a 220 º durante 30 minutos. Bajamos el horno a 180º y horneamos 20 minutos más, hasta que adquiera ese tono dorado (quizás vuestro horno necesite algo menos, pero eso se ve enseguida).
  7. Sacamos del horno y dejamos que se enfríe a temperatura ambiente, antes de pasarla al frigorífico para conservarla.








NOTAS



  1. Es muy importante, al poner el papel de horno mojado alrededor del molde, no romperlo nada porque si no, se saldría la masa, que es muy líquida. Tenéis una foto de cómo queda el papel en mi página de FB, para que os hagáis una idea.
  2. Es fundamental, tener el queso y los huevos a temperatura ambiente, sin embargo, la nata es mejor sacarla en el último momento.
  3. Con estas cantidades sale una tarta tremenda, como para unas 12 raciones. Así que, dependiendo de las necesidades, podéis hacer una grande o dos más pequeñas.
  4. Está mejor de un día para otro.








15 noviembre 2015

BUNDT CAKE DE CALABAZA Y MANDARINA

Buenas días, hoy estoy muy contenta por esta entrada que os traigo. ¿Y por qué? Os preguntaréis. Porque con ella participo en el National Bundt Cake Day 2015 que celebro con el blog I love Bundt Cakes, de Bea y Mara. Ellas tienen un blog cada una por separado y éste de Bundt Cakes de forma conjunta, osea, que son unas expertas.
No soy ninguna experta en Bundt Cakes ni mucho menos, tengo tres moldes Nordic Ware, pero he de confesar que me encantan, hay muchísimas recetas y todas tan distintas y variadas, que la verdad es que es un mundo.
Sin embargo, me hacía muchísima ilusión participar en algo tan bonito. 
No sabía qué ingredientes elegir y al final me decidí por dos que me encantan, que utilizo habitualmente en bizcochos y magdalenas y además son de temporada. Vamos, una receta de lo más otoñal.
Así que, humildemente, os traigo esta receta de un Bundt cake de calabaza y mandarina. Está buenísimo, la textura es increíble.
La receta es adaptada de una que publicó hace años La Cocina de Frabisa.






INGREDIENTES:
  • 300 grs. de harina (250 grs. de harina común y 50 grs. de harina integral de espelta).
  • 300 grs. de azúcar moreno.
  • 300 grs. de puré de calabaza asada.
  • 5 huevos.
  • 150 ml. de aceite de oliva.
  • 100 ml. de zumo de mandarina.
  • 80 grs. de crema de queso de untar.
  • 2 sobres dobles de gasificantes (dos azules y dos blancos).
  • 1 cucharadita de levadura de repostería.
  • Ralladura de una de las mandarinas.

ELABORACIÓN:
  1. Precalentamos el horno a 190 º calor arriba y abajo.
  2. Engrasamos el molde elegido y reservamos.
  3. Separamos las yemas de las claras. Montamos las claras a punto de nieve y reservamos.
  4. Rallamos la piel de la mandarina y reservamos. Y exprimimos varias mandarinas para llegar a los 100 ml. de su zumo y reservamos.
  5. En otro bol tamizamos la harina con la levadura y los sobres de gasificantes.
  6. Mezclamos con la batidora de varillas las yemas con el azúcar.
  7. Incorporamos a esta mezcla el queso crema y el aceite de oliva y mezclamos.
  8. Poco a poco, le vamos añadiendo el zumo de mandarina y seguimos batiendo. 
  9. Seguimos batiendo y añadimos el puré de calabaza.
  10. Vamos añadiendo la harina tamizada poco a poco, cucharada a cucharada. Hasta que no está completamente integrada, no pasamos a la siguiente.
  11. Nos queda añadir las claras batidas a punto de nieve con movimientos envolventes para que la masa no pierda burbujas de aire que se habían formado.
  12. Vertemos la masa por un lado del molde y que se vaya expandiendo. 
  13. Damos unos golpecitos al molde en la tabla de cocina (para no estropear la encimera).
  14. Horneamos a media altura durante 40 minutos a 190 º.
  15. Sacamos del horno y dejamos 10 minutos sobre la rejilla.
  16. Pasados 10 minutos (ni más ni menos) desmoldamos y dejamos enfriar totalmente en la rejilla.









NOTA: 
Para hacer la calabaza asada (hace poco lo publiqué en Facebook), abrimos por la mitad y ponemos sobre la bandeja de horno, al que le hemos puesto previamente papel de hornear encima y horneamos en la mitad del horno a 180 º durante 45 minutos, calor arriba y abajo.
Desde que he descubierto esta forma de asarla (por cierto, en el mismo blog del que saqué la receta), ya no la hago en el microondas porque quedaba mucho más aguada. De esta forma, mantiene mejor el sabor y no coge tanta agua.









Este bundt cake dura jugoso varios días, es espectacular su sabor. 
En casa nos ha sorprendido muuuuuuuuuuuy gratamente, vamos, que ya estoy tardando en repetirlo.






Con estas cantidades me salieron dos bundt cake más pequeños. La próxima vez lo haré en uno para que salga tremendo de grande, ja, ja, ja. 






Como ya he dicho al principio, con esta receta participo en National Bundt Cake Day organizado por el blog I Love Bundt Cakes, podéis ver el resto de participantes, pinchando aquí.







Espero que os haya gustado y os animéis a probarlo.
Nos vemos el próximo 5 de diciembre.
Un besico, 




25 octubre 2015

TORTAS DE ACEITE SIN LACTOSA

Buenos días, qué tal estáis? Espero que muy bien. Yo por aquí de nuevo, publicando a partir de ahora cada veinte días (ya me gustaría a mi publicar más a menudo, con la de ideas y recetas que tengo para compartir con vosotr@s). En fin, snif, snif, ya vendrán tiempos mejores.
Ya sabéis que en mi casa hago muchas recetas de repostería, porque nos gustan mucho los dulces y claro, mejor hacerlos yo, más sanos y con ingredientes más saludables.
Los que me seguís ya sabéis que utilizo siempre azúcar moreno (salvo en alguna receta concreta que no lo admite), distintos tipos de harinas (integral de espelta, maíz, arroz, centeno, avena...), y huevos camperos (que son más caros pero más saludables). 
En nuestro afán de no ceñirnos siempre a los mismos ingredientes y sabores, yo desayuno con bebida de soja y por ejemplo, si por la tarde me tomo un café, pues lo alterno y bebo leche normal semidesnatada. Últimamente nos ha dado por tomar leche sin lactosa y la utilizo en un montón de postres.
Con esto os quiero animar a que si tenéis algún tipo de intolerancia, alergia u otra opción alimenticia, no por ello tenéis que privaros de hacer vuestros propios postres caseros, y tampoco a vuestros familiares (sobre todo a los niños, que no entienden por qué ellos no pueden tomar determinados alimentos y los demás niños si).
Así que esta receta, la voy a dedicar a las personas que tienen intolerancia a la lactosa.
Es una receta de tortas de aceite, fruto del ensayo-error tan importante en este mundillo, ja, ja.
Os dejo con la receta para unas 30 ó 32 tortas (depende del tamaño).






INGREDIENTES:
  • ¾ vaso de agua de aceite (AOVE).
  • 450 gramos de harina.
  • 1 vaso de azúcar moreno.
  • Media cucharadita de café de matalahúva (anís en grano).
  • Media cucharadita de canela molida.
  • 1 huevo campero.
  • ½ vaso de leche sin lactosa.
  • 1 chupito de vino dulce (en mi caso moscatel, navarro, cómo no).
  • ½ sobre de levadura Royal.
  • Almendras enteras crudas (opcional), una por torta.
  • La cáscara de un limón.

ELABORACIÓN:
  1. En una sartén ponemos el aceite y freimos la cáscara de limón, la sacamos con una espumadera, apartamos el aceite y añadimos la matalahúva, dejamos enfriar.
  2. En un bol ponemos el azúcar,el huevo batido, la leche, el vino, la harina mezclada con la levadura y la canela tamizadas.
  3. Mezclamos los ingredientes y añadimos el aceite y la matalahúva una vez enfriado. Mezclamos de nuevo.
  4. Con ayuda de una cuchara vamos depositando la masa en las placas de horno cubierta con papel vegetal. Aplastamos un poco. Dejamos separación entre unas y otras porque crecen.
  5. Poner una almendra en el centro de cada torta.
  6. Precalentamos el horno a 175 ºC. 
  7. Horneamos durante 16 minutos a 175º.



NOTA: la masa queda un poco pegajosa y no se maneja muy bien, pero con ayuda de dos cucharas, mejor. Quedan sin forma regular, pero luego en el horno se expanden y cogen forma redondita. Son las típicas para untar en el café o en la leche, mmmm, deliciosas.



El juego de café que veís en las fotos es el que había en casa de mi abuela hace muchos años, no tengo todas las piezas, porque hace mucho tiempo de eso y algunas se rompieron, pero lo guardo como oro en paño, de recuerdo.





Espero que os hayan gustado las tortas y os animéis a probarlas. 
Un besico, 


05 octubre 2015

BIZCOCHO DE ZANAHORIA Y MANZANA

Buenos días, parece mentira pero ya hace tres meses desde la última vez que publiqué. Me despedía hasta septiembre, pero al final ha tenido que ser un poquito más.
Las que me seguís normalmente, ya sabéis que entre el trabajo, las oposiciones y actividades varias, me está siendo muy difícil volver a la rutina de publicar en el blog. 
Si a eso le añadimos problemillas de salud que tengo últimamente, pues nada, no tengo mucho tiempo.
Por las redes sociales ya estoy de vuelta hace tiempo, ya me habréis leído los comentarios que os dejo (eso no lo puedo evitar).
Por otro lado, entre que no he encendido el horno en todo el verano, y que cuando empecé, como no hacía nada hace tiempo, los bizcochos no duraban ni para hacerles fotos, ja, ja, qué manera de comer. Alguna vez tampoco desmoldaban bien (la falta de práctica, supongo).
Bueno, en fin, lo que importa es que estoy de vuelta, un poco desentrenada, ya os digo, pero por aquí de nuevo.
Os voy a contar un pequeño resumen de mi verano para que no os quejéis de que no cuento nada de mi: estuvimos en Sanfermines el día 6 y 7 de julio, disfrutando a tope del ambientazo, de los amigos, etc. Pero el día 8 nos bajamos a Málaga a disfrutar de nuestro sobrino, que, con 2 años y pico, es cuando más gracioso está. 
Después, nos fuimos una semana al Algarve, a disfrutar de sus maravillosas playas, paisajes, vistas, gastronomía (dulces, pescados, cafés, cervezas) de calidad y al mejor precio. Madre mía, qué barato es todo allí, vamos, igualito, igualito que en Pamplona. Con este viaje y uno que os conté aquí, nos hemos vuelto unos enamorados de Portugal.
En el Algarve estuvimos en un montón de sitios Fuseta, Tavira, Albufeira, Faro, Portimao, etc. No llegamos al cabo de San Vicente, lo dejamos para la próxima. 
A la vuelta a Pamplona, hicimos noche en Mérida y vimos una obra de teatro clásico, Antígona, en el Teatro romano, un lujo poder disfrutarlo. 
Ya en Pamplona, vuelta a trabajar durante un mes, más o menos, y la última semana de agosto y primera de septiembre bajamos de nuevo a Málaga las dos semanas a disfrutar de dos etapas de la vuelta ciclista en la provincia y el resto de días a descansar y desconectar en la playa. Comiendo espetos, que nos encantan, etc. etc.
Todavía nos queda algún día más de vacaciones, pero los dejaremos para algún puente y Navidades.
Bufffff, cómo me estoy enrollando, sorry.
Bueno, al lío, hace varios meses descubrí un bizcocho mega esponjoso, casi como una tarta, del libro de Alma Obregón, Objetivo: Tarta perfecta. Es para rellenar pero yo lo hago únicamente para el desayuno o merienda, sin relleno, y adaptando los ingredientes a nuestro gusto.




INGREDIENTES:
  • 3 huevos.
  • 100 grs. de harina de maíz.
  • 110 grs. de harina integral de espelta.
  • 180 ml de aceite de oliva.
  • 180 grs. de azúcar moreno.
  • 2 cucharaditas y media de canela.
  • 2 cucharaditas de levadura.
  • 210 grs. de manzana golden rallada.
  • 225 grs. de zanahoria rallada.
  • 5 nueces picadas.

ELABORACIÓN:
  1. En un bol, tamizamos la harina, con la levadura y la canela y reservamos.
  2. En otro bol, rallamos la manzana y la zanahoria y reservamos.
  3. En otro bol (y ya van tres), batimos los huevos con el aceite y el azúcar hasta que espumen.
  4. Añadimos la harina tamizada hasta que se integre bien. 
  5. Por último, añadimos la zanahoria y manzana rallada y las nueces picadas.
  6. Con el horno precalentado a 180 º (calor arriba y abajo). 
  7. Vertemos sobre el molde elegido (en mi caso uno redondo de 20 cms.).
  8. Horneamos 45 minutos a 180 º (tarda más en hacerse que uno normal).
  9. Pinchamos con un palillo, y si sale limpio, ya está listo.
  10. Dejamos enfriar y cuando esté templado, desmoldamos y pasamos a una rejilla hasta que se termine de enfriar.



TRUCOS:
  1. Últimamente, me ha dado por utilizar papel de horno mojado cubriendo el molde en el que va a ir la masa del bizcocho, en vez de engrasarlo con aceite o mantequilla y harina. Sale muy jugoso y le da un aire rústico alrededor del bizcocho que me encanta. Se moja el papel y se hace un bolo, y luego se estira con cuidado y vamos cubriendo con cuidado el molde, el fondo y los laterales. A ver si la próxima vez hago foto para aclararlo.
  2. Como se puede apreciar en la foto, los trocitos de zanahoria se ven claramente, pero no quedan duros al masticarlo, eso es porque utilizo la picadora para picar la zanahoria en vez de rallarla (por comodidad, más que todo). Pero, obviamente, si lo ralláis, no se ven tanto (que igual a alguien no le gusta).
  3. Las harinas, ya sabéis que las cambio, pero se puede hacer con harina de trigo de uso común (yo es que casi no la utilizo).

Insisto en que es de una textura mega jugosa, casi, casi como un pastel o tarta. Cada trozo de bizcocho pesa un montón, ja, ja. Es de nuestros favoritos.
Si lo probáis, os va a encantar. Yo pienso que los que tenéis niños, es una forma de que coman fruta y verdura a la vez en la merienda o desayuno. Bueno, y para los mayores también, claro.
Espero que os animéis y ya me contaréis. 
Mi idea es publicar cada 15 días, pero os lo confirmaré para no marearos.
Un besazo enorme y gracias por leerme.




05 julio 2015

HELADO DE VAINILLA


Buenos días, ya sé que tenía que haber publicado el día 30 pero me fue imposible, lo siento, lo siento, lo siento.
Entre las oposiciones, los preparativos pre San Fermin, los preparativos para las vacaciones, el trabajo, y alguna otra cosa, no me da la vida.
Hace tiempo que tenía ganas de tener una heladera, pero no me atrevía casi ni a decirlo porque pensé que de esta me echan de casa, no cabe nada más, madre mía, qué de cosas, y lo que es peor, que es que las uso todas, ja, ja. Yo cuando me compro algo, es para utilizarlo.
Pero cuál fue mi sorpresa, cuando mi marido, que le encantan los helados, me dijo, podíamos tener una heladera, y yo: perdoooooooooona?. Así que cuando me enteré el lunes 29 de que salía la heladera en Lidl, nerviosa perdida hasta las 15:00 para salir de trabajar para ir allí a comprarla, en uno que hay de camino a mi casa. Y ya es miiiiiiiia, mi tesoooooro. Blanquita, más mona que todas las cosas.
La quieres utilizar ya, peeeeeeeeeeeeero tienes que poner el recipiente a congelar 24 horas mínimo, así que se te hace eterna la espera.
Hay montones de recetas de helados por todos los sitios, pero como mi favorito es el de vainilla, pues fue el primero que hice.





INGREDIENTES:

  • 200 ml de nata
  • 200 ml de leche semidesnatada
  • 3 huevos
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla
  • 100 grs de azucar

ELABORACIÓN:
  1. En un cazo ponemos la leche, la nata y las dos cucharaditas de vainilla y llevamos a calentar, removiendo continuamente hasta que llegue a ebullición.
  2. Retiramos del fuego y dejamos enfriar un poco.
  3. En otro recipiente añadimos los huevos y el azúcar hasta que blanqueen.
  4. Añadimos esta mezcla a la anterior que estaba enfriando, y llevamos de nuevo a calentar, hasta llevar de nuevo a ebullición (unos 4 ó 5 minutos) removiendo continuamente.
  5. Retiramos del fuego y dejamos enfriar completamente.
  6. El recipiente de la heladera tiene que estar mínimo 24 horas en el congelador y sacarlo justo antes de echar la mezcla.
  7. Montamos la heladera y ponemos en funcionamiento y vamos echando por el agujerito para que no se nos vaya por las paredes.
  8. Dejamos 30 ó 40 minutos en la heladera.
  9. Sacamos y pasamos al recipiente que más nos guste antes de llevarlo al congelador.
  10. A la mitad de la mezcla le añadí chips de choco blanco.







Cuando lo vayamos a consumir, lo sacaremos unos 10 minutos antes, ahora en el verano, con eso basta. 









Mmmm, estaba delicioso. Con esa cantidad salen unas 8 bolas de helado.

Buenos chic@s, con esta veraniega receta, que se ha retrasado unos días, me despido hasta septiembre. Mañana es el txupinazo y luego me voy de vacaciones a la playita.

Aunque no publicaré hasta entonces, seguro que nos vemos por las redes sociales, lo prometo.
Que paséis un verano estupendo y mil gracias por estar siempre aquí.
Un besico,




15 junio 2015

MUFFINS DE AVENA

Buenos días, qué tal estáis?. Espero que muy bien, con el veranito ya a la vuelta de la esquina, el solecito y todo lo que eso conlleva. 
Yo estoy encantada con poder tomar una cervecita en las terrazas y estar callejeando, que ya bastante tenemos que quedarnos en casa con el mal tiempo del invierno.
Me encanta el hecho de poder tener luz natural hasta tarde, al ser los días más largos.
Ahora puedo ir muchos días en bici a trabajar, me cuesta un rato más pero lo disfruto un montón.
Como ya supongo que estamos tod@s con la operación bikini, hoy os traigo una receta bastante sana y que nos podemos permitir perfectamente, lleva copos de avena y leche de avena.
Os digo algunos de los beneficios de este maravilloso cereal: 
  1. Es depurativa.
  2. Ayuda a controlar los niveles de azúcar en la sangre (ideal para diabéticos).
  3. Mejora la digestión, evitando así el estreñimiento (por lo que ayudamos a reducir la posibilidad de padecer cáncer de cólon).
  4. Ayuda al sistema nervioso central.
  5. Es buena para el corazón, al tener omega 3 ayuda a reducir el colestero malo.
  6. Previene la osteoporosis, por su nivel de calcio.
  7. Previene problemas de tiroides, al contener yodo.
  8. Etc.
Vamos, que tenemos que incluirla en nuestra dieta si o si, no os parece?.
Vamos con la receta, que es adaptada de una de Directo al paladar.








INGREDIENTES: (12 muffins)
  • 130 grs. harina de espelta integral.
  • 75 grs. harina de maíz.
  • 30 grs. copos de avena (de cinco cereales en mi caso).
  • 1 huevo grande.
  • 30 ml. de aceite de girasol.
  • 2 manzanas golden ralladas.
  • 250 ml. de leche de avena.
  • 90 grs. azúcar moreno.
  • 1 cucharadita de levadura.
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico.
  • 1 cucharadita de canela molida.
  • 1 pizca de sal.

ELABORACIÓN:
  1. Precalentamos el horno a 180 º.
  2. En un cuenco mezclamos el huevo, el aceite, la manzana rallada, la leche de avena y el azúcar moreno. Batimos un poco con las varillas.
  3. En otro recipiente ponemos la harina tamizada, los copos de cereales, la levadura, el bicarbonato, la sal y la canela. Mezclamos.
  4. Añadimos los ingredientes húmedos a esta mezcla y mezclamos con las varillas con cuidado hasta que esté todo incorporado.
  5. Repartimos la masa en los moldes. Decoramos por encima con copos de cereales.
  6. Horneamos a 180 º calor arriba y abajo durante 20 minutos.
  7. Sacamos del horno y dejamos unos 5 minutos.
  8. Pasamos a una rejilla para que se terminen de enfriar completamente.







Son riquísimos, y muy sanos. Al tener manzana, son muy jugosos.






Espero que os haya gustado. ¿Soléis utilizar la avena en vuestra dieta diaria?. 
Nos vemos el próximo 30 de junio.
Un besico, 


30 mayo 2015

ARROZ CON LECHE TRADICIONAL


Buenos días, qué tal estáis?.
Pero que ya se termina el mes de mayo, pero que no puede ser, pasa muy rápido todo y casi no nos damos ni cuenta.
Ya casi junio, las que no tenemos la suerte de vivir en sitio de playa, no os pasa que ya tenéis ganas de mar, de sol, de calorcito, de chiringuitos, de cervecitas en terraza, bueno, bueno, que me pongo a imaginar y no paro. 
No suelo publicar muchos postres de cuchara en el blog, si no me falla la memoria, creo que dos: una mousse de fresas light y los flanes de chocolante blanco y la de ahora.
Hoy os traigo una de esas recetas tradicionales que gustan muchísimo en casa. Mi abuela y mi madre nos lo hacían de pequeñas y ahora, nosotras también lo hacemos.
Un postre de cuchara, muy sencillo, pero que me encanta, está buenísimo.







INGREDIENTES:
  • 150 grs. de arroz bomba (yo uso de La Cigala).
  • 1 litro de leche.
  • 100 grs. de azúcar.
  • La corteza de un limón.
  • 1 palo de canela.
  • Canela molida.
  • 1 pizca de sal.

ELABORACIÓN:
  1. Ponemos la leche a hervir con la corteza del limón y la rama de canela.
  2. Cuando rompe a hervir, echamos el arroz de una vez. Añadimos la pizca de sal.
  3. Bajamos el fuego y lo dejamos cocer a fuego lento durante unos 40 minutos, vigilando continuamente para que no se pegue al fondo, revolviendo de vez en cuando.
  4. Retiramos la piel del limón y la canela.
  5. Añadimos el azúcar cuando el arroz esté completamente cocido y revolvemos para que se disuelva bien.
  6. Apartamos del fuego y dejamos enfriar.
  7. Cuando esté completamente frío, repartimos en boles individuales. Si nos gusta, le ponemos una galleta y canela molida, o las dos cosas.






A mi personalmente me gusta más bien caldoso, no sé a vosotr@s.
Y utilizo arroz bomba, que sé que mucha gente lo hace con grano largo, pero yo no.






A veces lo tomamos si hemos comido verdura o algo ligero, así, para compensar un poco, al llevar arroz y leche, es casi una comida completa.
En vuestra casa, soléis hacer este tipo de postres de cuchara?. No tenemos que perder las tradiciones, no os parece?.
Espero que os haya gustado.
Un besico, 




15 mayo 2015

BIZCOCHO DE VAINILLA CON CHIPS DE CHOCOLATE

Buenos días, qué tal vais pasando el mes de mayo?. Espero que muy bien. 
En mi caso, como comenté en las redes sociales, se me está pasando volando marzo, abril y mayo. Y es que, desde que tengo nuevo trabajo, se me pasa la semana rapidísimo. Eso debe de ser porque estoy taaaaaaaaan contenta de haber cambiado de trabajo, qué importante es ir a trabajar a un sitio que te gusta. 
Ahora tengo esa suerte, pero he pasado tres laaaaaaaaaaaargos años en los que el trabajo me que tenía me estresaba un montón, y aunque con l@s compañer@s estaba bien, pues el ir cada día era un horror, madre mía, me costaba la vida, estaba histérica.
En fin, si alguien que me lee está pasando por lo mismo que os cuento, os mando mucho ánimo desde aquí, y ya veréis cómo la situación no dura siempre, sino que es algo temporal.
Sin embargo, desde hace unas semanas, he empezado a opositar y entre que salgo a las 15:00 de trabajar, estudiar, el pilates, el yoga y el blog, pues no me da la vida. Espero poder seguir publicando dos veces al mes, como hasta ahora, y me gusta pasarme todos los días un ratico por FB y Twitter para saludaros y ver vuestras novedades. En fin, no sé cómo lo voy a hacer, ufffff.
Bueno, y después de este rollo que os he metido, me he desahogado, la verdad, ja, ja, os cuento la receta que os traigo hoy.
Se trata de un bizcocho de vainilla con chips de chocolate. Adoro la vainilla, mmmm, me encanta el olor cuando sale del horno, impregna la cocina de una forma, y qué me decís del sabor, mmmm, una delicia.








INGREDIENTES:
  • 1 yogur natural
  • 220 grs. de azúcar moreno.
  • 1 sobre de levadura.
  • 4 huevos.
  • 100 grs. de aceite.
  • 220 grs. de harina (yo le pongo 110 grs. de harina de espelta integral y 110 grs. de harina de maíz).
  • Una cucharada de extracto de vainilla en líquido.
  • 100 grs. de chips de chocolate (50 % cacao).


ELABORACIÓN
  1. Batimos los huevos con el azúcar con la batidora de varillas hasta que espumen o doblen su volumen.
  2. Añadimos el aceite y extracto de vainilla.
  3. Añadimos la harina tamizada y la levadura y batimos hasta que se incorpore todo, tampoco demasiado rato.
  4. Añadir las chips de chocolate a esa mezcla y remover.
  5. Con el horno precalentado, hay que hornearlo 40 minutos, a 180 º, calor arriba y abajo. Pinchar para ver si está hecho.
  6. Sacamos y dejamos enfriar hasta que esté templado.
  7. Retirarlo a una rejilla para que se termine de enfriar.






TRUCO:
Las chips de chocolate las pasamos antes por harina para que no se vayan al fondo del bizcocho y se repartan por todo.




El olor recuerda a las cookies con harina de maíz y espelta con chips de chocolate que publiqué hace tiempo y que suelo hacer frecuentemente, son un éxito asegurado. Las llevé para mi despedida del otro trabajo y todavía me echan más de menos, ja, ja.
El sabor también, lo único que no quise añadir mantequilla (que llevan las cookies) al bizcocho para que no tuviera tanta grasa y fuera más sano (nos acercamos a época de ponernos el bikini, y hay que cuidarse un poco).
Espero que os haya gustado, nos vemos el próximo día 1 de junio. Besos, 



30 abril 2015

BIZCOCHOS DE CHOCOLATE SIN HUEVO

Buenos días, parece que fue ayer cuando empezaba el mes de abril, con la Semana Santa, y ya se está terminando. Qué pena me da.
Y es que, este mes, entre los días de fiesta, los cumples de mi madre, mi hermana y mío y la jubilación de mi madre, no hemos parado de celebrar, y por lo tanto, de comer y comer, y sobre todo, dulces. 
Ahhh, y se me olvidada que fue la Semana del Pintxo de Navarra, y que también estuvimos degustando varias propuestas en el Casco Viejo de Pamplona. Así que comer y beber sin parar.
Hablando de pintxos, creo que comenté en este post que desde hace ya unos años, en Pamplona, en lo Viejo, los jueves de todo el año, hay muchos bares que proponen el JUEVINTXO, que es tomarte una caña o vino y un pintxo, por 2 euros.
Como podéis imaginar, está a tope, sobre todo la Calle Estafeta, hay un ambientazo....Bueno, pues hoy, me toca ir de juevintxo con antiguos ex compañeros de trabajo, así que a disfrutar, aprovechando que mañana es fiesta y podré recuperarme de la resaca, ja, ja.
Bien, y después de esta introducción, vamos al lío con la receta de hoy. Si la semana pasada os enseñe el brownie de chocolate negro que he hecho ya dos veces, hoy va otra de chocolate negro también (y eso que no me gusta mucho).
Se trata de unos bizcochitos de chocolate sin huevo, que están..... jugosos no, lo siguiente.
La receta es adaptada de una del libro de Bizcochos de Webos Fritos que me regaló Jokin de sorpresa. Las medidas son las mismas, pero luego yo le cambié varios de los ingredientes.








INGREDIENTES (para 8 bizcochos grandes):

  • 200 grs. de harina (80 grs. de maíz y 120 grs. de espelta).
  • 250 grs. de azúcar (yo le puse azúcar moreno).
  • 30 grs. de cacao puro (10 grs. de cacao puro Valor y 20 grs. de otro con bastante menos porcentaje de cacao)
  • 450 grs. de leche (de vaca o de soja, he probado de las dos).
  • 40 grs. de aceite.
  • 10 grs. de levadura.


ELABORACIÓN:
  1. Engrasamos los moldes con aceite de oliva y un poco de harina. 
  2. Ponemos los ingredientes secos (harina, azúcar, cacao y levadura) en un bol, tamizando previamente todo. Mezclamos con varillas a mano.
  3. Ponemos los ingredientes líquidos en otro bol, el aceite y la leche.
  4. Echamos la mezcla de los ingredientes líquidos sobre el bol de los ingredientes secos y mezclamos con varillas a mano o batidora.
  5. Se vierte el contenido en los moldes.
  6. Previamente, precalentamos el horno. Horneamos 30 minutos a 180º C calor arriba y abajo.
  7. Pinchamos con palillo para ver si están hechos. 
  8. Sacar del horno y dejar templar.
  9. Cuando estén templados, pasamos a una rejilla.






TRUCOS: 

  1. Para adaptarlo a intolerancias, cambiamos la harina por la que más nos guste, como hago yo.
  2. Si no os gusta tanto el cacao puro, lo rebajáis, como hice yo, y le podéis poner cacao soluble, etc.




Están tan jugosos y húmedos que parece que llevan huevo, pero no. Ya los he hecho varias veces, son un éxito, nos encantaron. Además, duran bastante días muy jugosos. 

Si los hacéis, repetiréis seguro.








¿Qué os parecen?. ¿Os gusta la idea?. Si tenéis a alguien con intolerancias o distintas opciones alimenticias, no dudéis en probarlos. Ideales para veganos y vegetarianos.

Nosotros comemos de todo y nos encantan.
Nos vemos por las redes sociales y vuestros blogs.
Por aquí, publicaré el próximo 15 de Mayo.
Un besico,